Escritorio Familias

Programa Conectar Igualdad.com.ar

Ciberbullying

Nuevas formas para viejas prácticas. Cuidados y recomendaciones para enfrentar el acoso electrónico en ámbitos escolares.

El ciberacoso o ciberbullying puede ser definido como la intimidación psicológica u hostigamiento que se produce entre pares, frecuentemente dentro del ámbito escolar (no exclusivamente) , sostenida en el tiempo y cometida con cierta regularidad, utilizando como medio las tecnologías de la información y la comunicación. Se brindan aquí algunas claves que contribuyen a reconocer la existencia de esta problemática y a cómo proceder frente a ella.

Las formas que puede adoptar el ciberacoso son muy variadas y sólo se encuentran limitadas por el manejo de la tecnología y por la imaginación de los menores que se dedican a acosar a sus pares.

Definición de ciberbullying o ciberacoso

Es el uso de los medios telemáticos (telefonía móvil, mensajería instantánea, entre otros) para ejercer el acoso psicológico entre iguales, de manera sostenida en el tiempo.

El ciberacoso produce un efecto psicológico devastador en sus víctimas, vulnerando su bienestar psíquico y su salud emocional.

¿Qué es  E-Bullying?

El acoso y maltrato entre pares es un fenómeno que, lamentablemente, siempre ha estado presente de alguna manera en la vida escolar.  En la mayoría de las escuelas siempre hay un chico o grupo de chicos que molesta a otro, lo acosan y aquello que comenzó siendo un mal chiste se puede transformar en un problema para la víctima.

Lamentablemente esta clase de problemas siguen existiendo en el ámbito escolar. Hoy además también existe una nueva problemática que se genera  con las nuevas tecnologías. Estas han contribuido a que esta problemática se multiplique de manera sustancial, dando cabida a un fenómeno mundial muy preocupante que se conoce como el E-Bullying o cyberbullying.

El E-Bullying no es más que el acoso cibernético entre pares. Es la utilización de herramientas de las nuevas tecnologías para el maltrato, agresión y atemorización de pares. En estos casos, quienes ejercen conductas violentas contra los niños son otros niños o personas menores de edad.

¿Cómo se lleva a cabo?

El medio en que se produce el E-Bullying puede ser la transmisión de mensajes de texto a celulares, imágenes tomadas con las cámaras de los teléfonos, e-mails bajo una identidad falsa, grupos de debate en línea y páginas Web dedicadas a la victimización de una persona específica. Las consecuencias de este abuso pueden ser devastadoras. El entorno virtual facilita la intimidación e intensifica la experiencia de abuso desde la perspectiva de la víctima. Es así que aquellas herramientas que los chicos utilizan para mantenerse comunicados se transforman en un objeto que facilita el acoso.

Tanto padres como hijos deben tomar conciencia de los peligros que existen y tomar las medidas necesarias para prevenirlos. Para lograrlo es importante que los chicos no sólo estén informados sobre la existencia del ciberacoso sino que además pueden confiar en los adultos o amigos para poder contarles si está siendo acosado.

En más de una escuela hubo casos en los cuales un grupo de adolescentes crearon un grupo en Facebook contra una persona determinada. Creando un grupo llamado, por ejemplo, odiamos a Romina donde  un conjunto de jóvenes se dedica a maltratar, agredir e insultar a esa persona publicando comentarios en la red social que pueden ser leídos por todos. La agresión no es sólo verbal, también se pueden subir fotos o videos que comprometan  o avergüencen a la víctima. En estos casos extremos, tanto la escuela como la familia de la víctima y del victimario deben intervenir para erradicar ese accionar violento.

El peligro anónimo

Internet es un medio donde las personas, en parte por preservar su intimidad, y en parte por las características del mismo (falta de interacción cara a cara, distancias geográficas y culturales entre usuarios, etc.) utilizan nicks y muchas veces, inventan perfiles y características personales falsas. De hecho muchas veces los adolescentes también agregan datos falsos a sus perfiles para parecer más grandes o bien para agradar más a un conocido. El problema es cuando un usuario decide crear una persona que no existe con datos falsos con la finalidad de acosar y maltratar a otra, sin considerar las graves consecuencias que este acto puede acarrear.

En algunos casos, el escudo que provee el anonimato puede favorecer actitudes agresivas, insistentes y de carácter amenazante por parte de la persona anónima, que puede ser también un niño o niña.

Algunas características del ciberacoso o E-Bullying

El grupo CIDEP que investiga el fenómeno del bullying y ciberbullying en Argentina, enumera las siguientes características respecto de una conducta de hostigamiento:

  • Debe existir un hostigador y un hostigado.
  • El bullying y el ciber-bullying es contra una persona concreta y no contra un grupo.
  • El que ejerce el hostigamiento generalmente es un grupo, dirigido por un líder quien idea las acciones. Aunque no siempre sea él el que las ejecuta.
  • Tiene que haber desbalance de poder o de fuerza.
  • El hostigamiento tiene que ser repetido y sostenido en el tiempo.
  • El niño hostigado tiene más riesgo de padecer enfermedades psíquicas y físicas tales como depresión, fobia escolar, ansiedad, trastornos de aprendizaje, cefalea, dolor abdominal, etc. Pero se observó que el hostigador también puede padecer cuadros de ansiedad, trastornos de conducta y baja autoestima.

Padres alertas

La conducta de hostigamiento entre pares es muy difícil de detectar. Es por eso que es vital que los padres estén muy atentos a los cambios de humor de los hijos. Que observen alguna actitud extraña o impropia del adolescente y sigan su evolución.

Además como se ha aclarado en otro apartado, tanto padres como hijos deben consensuar el uso de las TIC. Los adolescentes deben aceptar que sus padres conozcan a los amigos y conocidos virtuales. Aunque a primera vista parezca una acción muy controladora,  hay que saber diferenciar entre vigilar y supervisar el uso que realizan de las tecnologías y saber en que páginas o ámbitos virtuales se mueven.

De esta manera se pueden prevenir hechos desagradables y ahorrarse un dolor de cabeza para todo el grupo familiar.

A continuación describimos algunos síntomas habituales del chico o chica acosados que deben considerar. Por ejemplo:

-No querer asistir a clase.

-Comportarse con irritabilidad o nerviosismo.

- Mostrar cambios súbitos de carácter.

- Presentar síntomas de tristeza y depresión.

- No tener ganas de ver a sus amigos, ni de salir de su casa.

- Falta de integración con pares.

- Descenso del rendimiento académico.

¿Dónde se realiza el ciberacoso?

Hay diversas formas de ciberacoso y  se utilizan distintas herramientas que tienen un solo fin: maltratar a un par. Al hacer referencia a las formas mediante las cuales se produce el ciberbullying se deben mencionar las siguientes:

·         A través del correo electrónico, enviando mensajes desagradables, ofensivos, intimidantes o amenazantes.

·         A través de la publicación de blog, fotologs, videojuegos, fotos, videos o páginas Web de carácter ofensivo, denigrante, amenazante o discriminatorio.

·         A través del chat y salas de chat, mediante el envío de mensajes intimidatorios, ofensivos o discriminatorios.

·         A través de mensajes de texto enviados desde el celular, mensajes de contenido agresivo, molesto o intimidatorio.

¿Qué hacer frente a casos de ciberbullying?

La asociación española PROTEGELES ofrece las siguientes recomendaciones en caso de ser víctima de ciberacoso:

·         No contestes a mensajes que traten de intimidar o hacer sentir mal. Con ello probablemente se conseguiría animar al acosador.

·         Guardar el mensaje: no tienes por qué leerlo, pero guárdalo como prueba del hostigamiento. Es vital tener registro del incidente en caso de que busques ayuda o tengas intención de denunciarlo.

·         Cuéntaselo a alguien en quien confíes. El hablar con tus padres, amigos, un profesor, el celador de la escuela, el delegado del curso o a alguna organización que te pueda ayudar, es el primer paso que deberías dar.

·         Bloquea al remitente. No tienes que aguantar a alguien que te está hostigando. Bloquea a los remitentes no deseados.

·         Denuncia los problemas a la gente que pueda hacer algo al respecto. Puedes tomar el control de la situación no soportando contenidos ofensivos.

·         Respeta a los demás y respétate a ti mismo, el estar conectado en la Red supone que estas en un lugar donde la información se hace pública, aunque no siempre parezca así. Conoce tus derechos.

Con estos consejos se podrá ayudar a los jóvenes a manejar y evitar situaciones de acoso. Aunque los adolescentes a veces consideren que ya están en edad de hacer algunas cosas solos, no por eso hay que desconocer que hacen y  confiar que como no salen o chatean desde casa están seguros. Como verán los riesgos existen, lo importante es no asustarse, sino prevenir.  Pero para eso los chicos deben estar informados sobre este tipo de acoso y además saber que cuentan con el apoyo de sus familias para poder enfrentar juntos una situación de este tipo. La clave es mantener una comunicación fluida con los adolescentes y conocer sus entornos.

Para conocer más sobre este tema visitar el enlace sobre ciberbullying.

En el siguiente vínculo podrán ver dos spots publicitarios sobre el tema:

Spot CIBERBULLYING Bloquea el acoso en línea

No lo digas por Internet

Aquí les dejamos para ver  un  video realizado por alumnos de una escuela ciberbullying.